Contact Us

Use the form on the right to contact us.

You can edit the text in this area, and change where the contact form on the right submits to, by entering edit mode using the modes on the bottom right. 

370 32nd Ave. Apt 32
San Francisco, CA, 94121
United States

Inspiring and sharing tools for you to reconnect with a nourishing lifestyle.

Bienestar

Mejor digestión para diciembre

Olga Gulati

PG_2016_1215.jpg

 

Como les he venido diciendo en los últimos posts, crear mejores hábitos frente al alimento y mejorar nuestro metabolismo son aspectos que van un poco más allá de lo que comemos. No es esto una excusa para desbordarnos en las festividades y llegar al fin de la temporada con 5kg más de peso. 

Lo que si creo, es que hay otras herramientas super poderosas que nos pueden ayudar a balancear el cuerpo, tener una mejor digestión y soltar el miedo a engordar en épocas que están fuera de la rutina. 

Adicional, siento que cuando aprendemos a integrar nuevos buenos hábitos en tiempos retadores, se hacen más permanentes en el largo plazo. 

No me canso de decir que debemos comer más despacio. Mucha presencia y mucha masticación a la hora de comer son claves. 

Comer una ensalada o alguna porción de vegetales acompañando nuestras cenas y comidas es ideal también. Si no quieren sacrificar el pernil de cerdo por que no acompañarlo con una muy buena porción de ensalada o vegetales asados en el horno?  Recuerden que la fibra de las plantas es una de las mejores amigas de la buena digestión. Eso sí, bien masticada. 

Tenemos una fuerte mentalidad de blanco o negro. En diciembre, vacaciones, viaje etc me como lo que sea y luego llego a casa y hago dieta. Siento mucho informarles que las cosas así no funcionan. Nunca logramos resultados bajo este esquema. Alguien que se identifique?

Lo que uno tiene que aprender a hacer primero es a introducir nuevos buenos hábitos en la manera de alimentarse. Antes de planear restricciones locas mejor busquemos cosas que nos traigan balance. 

Repito entonces:

  1. Aprendamos a comer despacio
  2. Siempre acompañemos nuestras comidas confort (hasta la pizza) con una porción de ensalada o vegetales. 
  3. Aprendamos a ser un poco más activos. Un poco de caminata o algún tipo de ejercicio siempre va  a estimular mejor movimiento de los intestinos para mejor evacuación. 
  4. Tomen agua por favor. Muchas veces creemos que tenemos hambre y lo que el cuerpo en realidad necesita es agua. Hidratación. La hidratación correcta es además fundamental para poder ir al baño. Si estamos estreñidos no hay poder humano de mantener un peso saludable por falta de eliminación de toxinas. No ir al baño además puede crear alteraciones en el balance hormonal que luego también se reflejan en el peso.
  5. Cuidemos de la flora intestinal. 

Para cuidar de nuestra flora intestinal tal vez el aspecto más importante es cuidar de nuestra alimentación, pero si estamos pasando por uno de esos momentos en los que la motivación no aparece, pues podemos iniciar tomando un suplemento probiótico. 

Para recordarles, los probióticos son bacterias en forma de cápsula, bebida, y a veces gomas o polvos que entran a nuestro intestino a fortalecer la bacteria ya existente allí. Esta bacteria o flora intestinal es clave por que cumple múltiples funciones. 

Entre ellas tenemos:  producción de enzimas digestivas, producción de neurotransmisores, producción de sustancias que ayudan al sistema inmunológico a identificar patógenos en el cuerpo. Descomposición de fibra que es clave en la digestión, y regulación del peso entre miles de otras. 

Así como lo oyen. Existen ya varios estudios que muestran que la flora intestinal puede jugar un rol fundamental en la manera como acumulamos o eliminamos grasa. Parece ser que ciertas cepas probióticas influyen en que tanta grasa eliminamos en la materia fecal. A falta de dicha cepa en el intestino nuestro cuerpo tendrá una mayor tendencia a acumular y no eliminar grasas que consumimos. 

Otros estudios muestran que la flora intestinal de personas obesas es distinta a la de personas delgadas. En experimentos de laboratorio con ratas han hecho transplantes de flora de ratas obesas a ratas de bajo peso y las ratas de bajo peso luego de poco tiempo se ponen gordas como sus compañeras. 

Podríamos seguir dando ejemplos. Bien saben que el mundo de la microbiota está en crecimiento y amplio desarrollo. Tenemos hoy en día montones de estudios con información super valiosa. Les dejo acá algunas referencias por si quieren profundizar. 

Por lo pronto los invito a seguir los 5 pasos arriba mencionados y ya verán que se van a encontrar en buen camino. 

Para un par de recetas dulces, deliciosas para festejar les compartimos estos muffins de chocolate y estos sin harina y sin azúcar. 

Referencias: 

  1. Hamad EM, (2009) Milk fermented by Lactobacillus gasseri SBT2055 influences adipocyte size via inhibition of dietary fat absorption in Zucker rats. NCBI. Disponible en: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/18684338/
  2. Kadooka, Y. (2011) The probiotic Lactobacillus gasseri SBT2055 inhibits enlargement of visceral adipocytes and upregulation of serum soluble adhesion molecule (sICAM-1) in rats. Science Direct. Disponible en: http://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0958694611000410
  3. Omar, J. Ming-Chan, Y. (2013) Lactobacillus fermentum and Lactobacillus amylovorus as probiotics alter body adiposity and gut microflora in healthy persons. Science Direct. Disponible en: http://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S1756464612001399#!